Una hoja del flyer informativo muestra a una persona difuminada como hipnotizada por una espiral de psicodelia de color; se explica qué son los alucinogenos, sus efectos y sus riesgos.

LSD, tripis, ácidos, micropuntos

Qué son:
son perturbadores del sistema nervioso central. El LSD es el más común. La sustancia se impregna en hojas de papel secante que se decoran y así parecen calcomanías o sellos. También se presenta en forma de tabletas, cápsulas y tiras de gelatina.

Efectos:
dependen de la cantidad, la personalidad, el estado de ánimo y las expectativas del consumidor. Comienzan al cabo de 30 ó 40 minutos y se pueden prolongar durante 8 horas más. Los efectos no se pueden predecir. Pueden ser gratos o desagradables (reacciones de pánico o "mal viaje"). En este caso tienes ideas de persecución, estás desorientado y tienes vértigos.
También tienes la sensación de mayor agudeza sensorial y de intercambio de percepciones: por ejemplo, "escuchas los colores". Te sientes muy alegre y en paz contigo mismo y con los demás. Distorsionas tu imagen y la de los demás, el tiempo y el espacio. No puedes concentrarte ni recordar. No sientes el dolor y tienes problemas de coordinación. Tu humor cambia bruscamente. Sube tu temperatura corporal y tienes taquicardias. Sudas, te pones rojo, notas la boca seca y sientes somnolencia. Puede producirte fobia a la luz.

Riesgos:
las alucinaciones pueden llevar a imprudencias, por lo que es importante no dejar a la persona sola.
Los alucinógenos pueden producir secuelas psicológicas como depresión, ansiedad, cuadros psicóticos, conductas paranoides e intentos de suicidio.
Otro peligro es el llamado “flash- back” o retorno de la vivencia tenida con la droga.
La tolerancia se desarrolla con bastante rapidez, pero desaparece tras varios días de abstinencia. No se ha demostrado que genere dependencia ni existen evidencias de síndrome de abstinencia.


Puedes encontrar una alternativa gráfica a este texto en este vínculo
Puedes volver al índice en este vínculo